Sunday, December 11, 2005

El niñito y yo...

Nunca pensé que un cuento pudiera decribir de tal forma como me había sentido de pequeña, y aún hoy día. Es como si de momento vinieran todos esos recuerdos de abuso emocional, indirecto o quizás mal canalizado, claro está. Según mi análisis el niño terminaría siendo un asesino en serie. Sería interesante, ya que si uno ve bien las características representa todo eso que contiene el perfil psicológico de ellos. Claro, esas generalizaciones saben a mierda ya que la psicología siempre quiere estar aplicandole sellitos a todo. Solitario, el miraba las manos de las personas buscando ese aliento de vida que se le escapaba. Ese delirio asfixiante de querer vivir, de ser parte de algo más, a la misma vez que reclama su mundo, su soledad y cada segundo de apego que le negaron. El quería enterrarlo todo a la vez que el filo trazaba sobre su piel esas veredas inexplicables, entrelazantes de sollozos angelicales.
En fin, el niño, yo, nosotros terminamos solos, con el recuerdo de unas manos que a pesar de su expirante aspecto se entrelazan entre nieblas de soledades ineditas, de llantos mortiferos, donde el y yo somos uno a pesar de que tu digas lo contrario.

1 Comments:

Blogger Sergio said...

Lo repito una y otra vez, eres algo del otro mundo. (De una forma buena.)

1:19 AM  

Post a Comment

<< Home